CORONAS Y PUENTES

Una sonrisa presentable (no hace falta que sea perfecta) es imprescindible para nuestra vida cotidiana actual. La sonrisa forma parte de nuestra imagen y de nuestra personalidad. Influye en las relaciones con los demás y puede afectarnos incluso para desempeñar nuestro trabajo o para conseguir uno.
Nadie te pide que tengas unos dientes de película, pero sí algo armonioso y sano; y no hablemos del mal aliento.
Una de las cosas que más ayuda a la convivencia humana, es el Sentido del Humor. El sentido del humor va asociado a una constante sonrisa franca y abierta. Poder sonreír sin complejos mejora nuestra autoestima y abre más nuestra comunicación gesticular con los demás. No desviar la mirada o no taparse la boca al reír con ganas, nos hace más felices que lo contrario.